lunes, 22 de noviembre de 2010

Acerca de las expectativas

Recibí la siguiente pregunta, en relación al video sobre Séneca y la ira (ver en este blog 9/11/10):

Pregunta:
Cómo es el tema de las expectativas? Porque Séneca propone tener pocas expectativas o expectativas “negativas”, esperar lo peor para no frustrarse, ser pesimista. No es mejor tener “buenas” o “muchas” expectativas?

Respuesta:
Me parece que hay diferentes modos de encarar el tema de las expectativas y sus consecuencias. Lo más importante es elegir la modalidad más adecuada para el estilo personal y la que resulte más efectiva en cada momento o circunstancia.
Hay distintas modalidades y formas en las que se vinculan las expectativas con la frustración. Sintéticamente:

Hay gente optimista que no se frustra si el resultado no es el esperado.
Hay gente optimista que se frustra cuando los resultados son menores a los esperados, pero sabe o aprende a lidiar con la frustración
Hay gente que espera lo mejor y cuando se frustra entra en cólera y no aprende de la situación.

Hay gente que es más “realista” y no se frustra si las cosas “no salen bien”.
Hay gente que es más “realista” y se frustra pero sabe o aprende a lidiar con la frustración.
Hay gente que es más “realista” y cuando se frustra reacciona con ira, miedo, tristeza o culpabilización y no aprende de la situación.

Hay gente pesimista que no se frustra cuando las cosas no salen bien.
Hay gente pesimista que se frustra y aprende.
Hay gente pesimista que se frustra y reacciona de diversas maneras sin aprender de la situación.

Por otra parte, sin querer complejizar demasiado el tema, me gustaría agregar que las personas podemos ser optimistas en forma consciente y pesimistas en forma inconsciente o pesimistas conscientemente y optimistas inconscientemente y también optimistas o pesimistas en ambos sentidos. Es por ello que la frustración puede darse tanto en un optimista como en un pesimista.

Por último, en relación a los conceptos que Alain de Botton presenta, me parece que Séneca, aunque recomiende el pesimismo en realidad propone el realismo o el sentido común. El contexto en el que se refiere al pesimismo no es abstracto, no dice que “siempre es recomendable esperar lo peor” sino que dice que si algo generalmente ocurre de una manera, es mejor pensar que va a ocurrir de esa manera, es decir partir de ese criterio y luego ver lo que se hace al respecto, y no pensar que las cosas van a ser diferentes o como a uno le gustaría que fueran.
Por otra parte, en mi opinión Séneca es optimista en relación a la posibilidad de cambio del ser humano. Dice que el ser humano puede transformar su ira cuando cambia sus expectativas, actitudes y comportamientos y que esa es una de las claves para el bienestar. 

1 comentario:

  1. Hola, mi hijo siempre me dice que no debo de tener expectativas, yo no puedo entender ese punto de vista, me parece que me dice: no tengas ilusiones y eso para mí es un imposible! estoy de acuerdo con que lo importante es saber cómo se maneja el resultado de las expectativas, pero el no tenerlas . . . no lo veo! mids

    ResponderEliminar